Productores caprinos esperan que continúe asistencia del Estado

En La Esperanza | La capilla religiosa cobijó la última capacitación a productores caprinos. Las capacitaciones y el apoyo financiero son claves para el desarrollo sustentable del sector.

 

La presencia del Estado para sostener la producción caprina de pequeños productores de la agricultura familiar en el este provincial fue reconocida en el departamento Graneros.

Entre las acciones desarrolladas a lo largo de la primera mitad del año 2016 se cuentan sucesivas capacitaciones destinadas a productores caprinos, sobre la sanidad animal y humana, que como experiencia piloto se focalizó en el departamento Graneros, con centro en la localidad de La Esperanza, comuna rural de La Madrid. En esa zona, hacia mediados de junio se desarrolló una segunda capacitación, que continuó una anterior desarrollada en abril.

El último encuentro consistió en una charla taller sobre brucelosis y tuberculosis caprina en animales y humanos, y estuvo dirigida a los agricultores familiares del sudeste de la provincia, donde se desarrolla alrededor del 70% de la producción caprina tucumana.

La actividad se desarrolló en la capilla de La Esperanza y estuvo a cargo de los técnicos de las instituciones participantes de la mesa de Sanidad Animal y Zoonosis de Tucumán, entre ellas la Secretaría de Agricultura Familiar; Senasa; INTA; Sistema Provincial de Salud; Dirección de Ganadería de Tucumán; Colegio de Médicos Veterinarios; Facultad de Agronomía y Zootecnia de la UNT; y Coordinación provincial de la Ley Caprina.

 

Producción sustentable

La brucelosis y la tuberculosis caprina son enfermedades zoonóticas. “Al desarrollarse en el ganado, corresponde tomar recaudos sanitarios para evitar el riesgo de transmisión a la población humana.

Con el objetivo de erradicar estas y otras enfermedades se conformó la mesa de Sanidad Animal y Zoonosis de Tucumán que comenzó con la implementación del plan de control y erradicación de brucelosis y tuberculosis caprina a través de una experiencia piloto con productores caprinos del sur de la provincia, para luego incorporar todo el territorio tucumano”, fue el mensaje que dejaron los técnicos al describir la importancia del control de esas enfermedades en una producción que aspira a trascender desde el autoconsumo a la industrialización.

Durante abril se había realizado una primera capacitación, en Paloma, comuna rural de Taco Ralo, un lugar próximo a dos establecimientos industriales de los que se espera su próxima habilitación.

Teniendo como beneficiarios a los productores familiares afincados en los corredores de la ruta nacional 157 y provincial 308, se ha previsto realizar actividades de promoción y prevención, seguimiento sobre la prevalencia de enfermedades, asistencia técnica y veterinaria y control en la población humana. Así lo comunicaron desde la Secretaría de Agricultura Familiar. Por su parte, en La Madrid, voceros de los productores señalaron que esperan “que el plan no se interrumpa”.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tu opinión cuenta

comentarios